viernes, 18 de abril de 2014

In extremis... Jaime Lannister El León Blanco

¡Hola, maestros del frikismo! Cómo recordaréis, puesto que estuvo en primer lugar de visitas durante un par de meses, en su día hice una entrada acerca de Canción del Hielo y el Fuego en la que reflexionaba sobre algunas de las teorías más populares en el fandom y ponía verdes a los hombres del hierro. Obviamente, yo no puedo compararme a verdaderos expertos en la materia como lo serían Los siete reinos o el Podcast de Hielo y Fuego, pero me gusta hablar y leer sobre la saga, así que supongo que a vosotros también.
Así que, en este In extremis... en concreto, toca hablar sobre uno de los personajes que más ha cambiado y que más reacciones extremas provoca: Jaime Lannister.

(SPOILERS hasta el capítulo El león y la rosa (4x02))

Jaime Lannister El León Blanco

Teniendo en cuenta que esto es CHF, lo primero para conocer un personaje es su árbol genealógico. Jaime es doblemente Lannister, puesto que procede de un matrimonio entre Tywin Lannister y su prima, Joanna Lannister. Algunos, como ya comenté, dirán que es hijo de Aerys o del panadero de Roca Casterly, pero en cuestiones genealógicas mejor ciñámonos al canon, que ya es bastante complicado de por sí. En todo caso, era el segundo hijo de Tywin y Joanna puesto que nació unos segundos -o minutos, dependiendo de a quién le preguntes porque yo de Cersei no me fío nada- después de su hermana melliza, Cersei. Era sobrino de Kevan, Tygett, Gerion y Genna, la cuál habló en su día del parecido que había entre ellos y su sobrino:
Jaime —dijo mientras le pellizcaba la oreja—, cariño, te conozco desde que eras un bebé que mamaba del pecho de Joanna. Sonríes como Gerion y peleas como Tyg, y hasta tienes algo de Kevan; de lo contrario no llevarías esa capa… Pero el verdadero hijo de Tywin es Tyrion, no tú. Se dije a tu padre en cierta ocasión, y me retiró la palabra durante medio año. A veces, los hombres pueden llegar a ser tan estúpidos… Hasta los que aparecen una vez cada mil años.

Y esto nos lleva a Tyrion, su hermano menor que ha sido fuertemente discriminado por su familia por ser un enano y en cuyo parto murió su madre. A pesar de ello la relación entre ambos fue fluida y cercana hasta el final de Festín de Cuervos, del que no daré datos para no spoilear.

Cersei nos cuenta que ella y su hermano menor eran tan parecidos de pequeños que nadie podía distinguirlos e incluso a veces se cambiaban la ropa para ocupar el lugar del otro. También nos contó, esta vez Jaime, que vieron a animales retozando y que quisieron jugar a imitarlos. Y es de ahí de dónde data el incesto. Una criada les descubrió y se lo contó a su madre, que les separó de habitación y comenzó a estar más pendiente de ellos. Quizá Joanna habría conseguido controlar la situación, pero murió en el parto de Tyrion poco después y ellos reanudaron su... ¿Juego? ¿Relación? Que volvieron a las andadas, vamos. A pesar del odio que Cersei sintió hacia el nuevo miembro de la familia, Jaime no guardó rencor a su hermano, como ya he dicho.
Padece dislexia, aunque supongo que no muy grave puesto que su padre, Tywin, consiguió enseñarle a leer después de horas de práctica. Esto a mí me parece bonito, me recuerda a cuando mi madre hacia lo mismo conmigo y las mates, sólo que, supongo, Jaime no patalearía y lloraría diciendo que las tablas eran un rollo. A saber, a lo mejor lo hizo.
En todo caso, a pesar de sus dificultades con los libros, desde niño destacó con su dominio de la espada y de las demás disciplinas propias de los caballeros. Sirviendo durante cuatro años a Summer Crakehall, de una casa vasalla a los Lannister, y ganando su primer combate cuerpo a cuerpo en un torneo mientras aún era escudero. Fue nombrado caballero por ser Arthur Dayne, la espada del amanecer, por su actuación en la campaña contra la Hermandad del Bosque Real, un grupo de forajidos.
Y así, rezumando gloria, oro y prestigio, se presentó en Desembarco del Rey seguramente esperando que su hermana mayor, tras años de separación, se lanzase a sus brazos, le cubriese de besos y le mirase con adoración. Las cosas no fueron como había esperado. Cersei le contó los planes de Tywin, que eran casarle con Lysa Tully, la segunda hija de Hoster Tully y hermana de Catelyn. Sí, la de la teta:


También, tiene tela que Tywin, que se opuso al matrimonio de Genna con un Frey porque no estaba a su altura, casase a su primogénito con una Tully, que no son más pringados porque no son familia del Chico Luna. Que sepamos.
En todo caso, al pobre Jaime no le hace ilusión lo de la boda, aunque teme enfrentarse a su padre, así que su hermana le propone su plan. Destaquemos que lo ha planeado ella. Sí, eso significa que es un asco de plan. Jaime pedirá entrar en la Guardia Real en el lugar de Harlan Grandison y así no podrá casarse y se quedará con ella en Desembarco del Rey. Me permito un inciso para señalar que el blasón de los Grandison es un león dormido y por lo tanto es curioso que lo sustituyera un Lannister y que muriese mientras dormía. En todo caso, Jaime duda, pero Cersei, que es estúpida pero no tonta, se lo pasa por la piedra y él cede. Que fáciles llegan a ser los hombres...
Quince días después es nombrado caballero de la Guardia Real por Gerold Hightower durante el torneo de Harrenhal -ese torneo es como la boda de Robin y Barney, pasó una cantidad insana de cosas-. Aerys cortó sus saltitos de alegría al mandarle a Desembarco del Rey para proteger a Rhaella y Viserys sin dejarle participar en el torneo. En ese momento, Jaime se da cuenta de que el rey no le ha aceptado por su destreza con las armas, sino por putear a su padre, cosa que no le sienta muy bien. Para colmo, éste se china que no veas y se harta de tantos desplantes, por lo que arma el petate, se echa al hombro a su familia, incluida Cersei, y se larga a Roca Casterly rumiando entre dientes. ¿No hemos dicho que el plan era de Cersei? Ya era estúpida entonces.
En conclusión, Jaime se queda solo y sin apoyos, sin que nadie le tome en serio, en un Desembarco del Rey dirigido por un loco con un mechero.
Durante su estadía en la Guardia Real, se vio obligado a ver cosas que... No fueron agradables. Aerys violaba a su esposa/hermana brutalmente mientras le pegaba palizas, cocía dentro de sus propias armaduras a señores que consideraba una amenaza, hacía que sus hijos se estrangulasen a sí mismos para salvar a dichos señores... Muy nice, todo. Como recordaréis, Jaime le dice a Catelyn llegado el momento que un caballero no puede mantener todos sus juramentos porque se contradicen entre ellos, cosa que vemos con claridad en lo que le dice a su hermano ser Jon Darry cuando oyen la violación -que habían jurado proteger a la reina también- y sobretodo en la contestación de éste:
Sí, pero no del rey.
Jaime, pobre criaturita, siempre había querido ser caballero y todas sus ilusiones se estaban desmoronando al chocar con la dura y horrible realidad: los caballeros no existían. El golpe que eso debió suponer para un adolescente solo que no podía confiar en nadie debió ser brutal, pero la cosa no acabó ahí.
Empezó la Rebelión de Robert, en la que él no pudo participar puesto que Aerys le quería a su lado las veinticuatro horas del día para usarlo de rehén si Tywin elegía el bando de Robert.
En principio la cosa iba bien, los Tyrell habían hecho retroceder a los ejércitos de Robert hasta las tierras de los Lannister y se podía saborear la victoria, pero los Lannister no hicieron nada al respecto. Los ejércitos se recuperaron pronto y volvieron con más fuerza todavía, comenzando a ganar. Dudo que en ese momento, en Desembarco del Rey se tuviese mucha estima a los Lannister, por lo que imagino que Jaime se vería controlado y vigilado constantemente.
Llegó un momento en el que la victoria parecía improbable y Aerys Targaryen comenzó a planear la defensa de la capital utilizando su juguete favorito: fuego valiryo.


Llegó al punto de quemar vivo a Qarlton Chester, una de sus manos, por oponerse a su plan, poniendo en su lugar a su piromante favorito, Rossart.
Todo esto sólo era conocido por alguien ajeno a la conspiración. Alguien que siempre se encontraba al lado del rey, escuchando, callando y protegiendo: Jaime Lannister.
Después de la Batalla del Tridente y de la muerte de Rhaegar, Tywin Lannister se presentó ante las puertas de Desembarco del Rey. Tanto Jaime como Varys le aconsejaron no abrir, pero él, que era idiota, escucho al Gran Maestre Pycelle y le dejó entrar. Los ejércitos de los Lannister saquearon la capital.
Aerys ordenó a Jaime que cortase la cabeza de su padre y a Rossart que lo preparase todo. Su locura había llegado a un punto en el que creía que el fuego despertaría a su dragón interior y sería el único superviviente. Jaime asesinó a Rossart y después a Aerys para evitar que diese ordenes a otro piromante. Después se sentó en el trono de hierro y cuando los hombres de su padre llegaron, vieron el cadáver y le preguntaron a quién debían proclamar rey, él no opinó y sólo dijo que debían esperar. Entonces llegó Ned Estark y no se tomo muy bien que se hubiese sentado en el trono.


Hay que reconocer que fue un acto gratuito y bastante bravucón por su parte, pero tan sólo era un adolescente de quince o dieciséis años que acababa de cometer el que, según él, sería su mejor acto. A pesar del orgullo que podría haber experimentado, Jaime no se vanaglorió de él más allá de sentarse en ese trono. Al contrario que en la serie, nunca contó a nadie cuales fueron sus verdaderas motivaciones para matar a Aerys aunque eso pudiese hacer que le considerasen mejor. Bueno, al final se lo cuenta a Brienne, pero guardó silencio durante años. Por supuesto, tampoco nadie se molestó en preguntarle.


Es más, durante los días siguientes asesinó a Belis y Garigus, los otros dos piromantes que habían participado en la "defensa" de la ciudad.
Ned opinó que, como mínimo, debía ser enviado al Muro, pero Robert le perdonó y le dejó seguir en la Guardia Real, poniéndole además ese apodo que le atormentaría para el resto de su vida: Matarreyes.

Durante los años siguiente se dedicó a servir en la Guardia y a seguir tirándose a su hermana, que se había casado con Robert, preñándola tres veces. Joffrey, Myrcella y Tommen. Se supone que también la preñó Robert una vez, pero Jaime se apresuró a llevarla a un lugar donde se lo sacasen.

Y así llegamos al inicio del primer libro, donde conocemos a Jaime de forma poco ortodoxa.
Este es el origen del odio que, en ese momento, todo lector tiene hacia el personaje: tirarse a su hermana y a Bran tirarlo de la torre.
En ese momento es que odias al cabrón de Jaime Lannister.


¡Qué hijo de puta! ¡Se acuesta con su hermana! ¡Tiró a Bran de la torre! ¡Es un Lannister! ¡Es un traidor! ¡A Ned le cae mal! ¡Ha herido a Ned!
Y eso es suficiente para detestarle.
Por ello, cuando llegas al tercer libro y ves que hay un capítulo desde su perspectiva, no te lo tomas nada bien.


¿¡Pero cómo se atreve George R.R. Martin!? ¿Qué se ha fumado? ¡Qué asco, qué asco, qué asco! ¿Un capítulo sobre el Matarreyes? ¡Voy a vomitar y todo!
Así que empiezas a leerlo con cara de infinito desprecio, porque el único Lannister que mola es Tyrion y Jaime es muuuuy malvado. A la altura de Joffrey.
Empieza hablándote de un viento que huele también como los dedos de la zorra de Cersei, por lo que tu cara de infinito desprecio se convierte en una mueca horrible y estirada, porque, tío, ¡qué asco! Y luego dice algo como esto:
—Me llamaréis Brienne. No moza.
—Y yo me llamo Ser Jaime. No Matarreyes.
—¿Negáis que habéis matado a un rey?
—No. ¿Negáis vuestro sexo? Si es así, quitaos los calzones y demostrádmelo. —Le dedicó una sonrisa inocente—. Os pediría que os abrierais la blusa, pero a juzgar por vuestro aspecto, eso no demostraría gran cosa.
Y dices: ¡qué cabrón! Pero es gracioso y, cómo a mí las gracias me han ganado siempre, me reí. Eso me hizo odiarle el triple.
Ya no digamos cuando llega a estar parte:
«¿Inocente? El crío del demonio nos estaba espiando.» Todo lo que Jaime había deseado era una hora a solas con Cersei. El viaje de ambos al norte había sido un tormento prolongado; la veía todos los días sin posibilidad de tocarla y sabía que Robert caía borracho en la cama de ella cada noche dentro de aquella chirriante casa con ruedas. Tyrion había hecho todo lo posible para mantenerlo de buen humor, pero no había bastado.
Aquí ya tienes los dedos blancos por la fuerza con la que aprietas el libro y tiemblas ligeramente, porque Bran aun era majo y no se había convertido en un pesado depresivo que se comunicaba con los árboles.
Y entonces, llega un momento algunos capítulos después en el que alzas la mirada con sorpresa, abres la boca algo descolocada y dices: "¡Hostia, me cae bien Jaime!"
No sabes como ha pasado. No tienes claro de dónde ha salido. No puedes creerte que hayas caído tan bajo. Pero Jaime Lannister sólo ha necesitado unos cuatro capítulos desde su perspectiva para que tú caigas a sus pies. Que grande es el cabrón.
En todo caso, Jaime, Brienne y el primo del que no estoy del todo segura del nombre aunque creo que era Cleos, se van de aventura en camino a Desembarco del Rey. Pero en un ataque, el primo se muere y Jaime quiere quedarse con su ropa y su espada -comprensible, porque venga ya, los harapos no hacen justicia a su tremenda belleza-, pero Brienne no está de acuerdo. Y acaban peleándose. No en plan dialéctico, ¿eh? Con espadas. Ambos salen heridos en la refriega pero eso no es nada en comparación con lo que la interrumpe: la Compañía Audaz o los Titiriteros Sangrientos según a quién le preguntes. Jaime intenta sobornarles, pero pasan de su culo y le llevan ante la Cabra, que le corta la mano.
Recordemos ahora todo lo anterior, ¿vale? Jaime siempre había destacado con las armas, sobretodo con la espada. Nunca ha querido poder como ha querido el resto de su familia, sólo luchar y combatir, una muerte de guerrero. Considera a Cersei y a su habilidad con la espada como lo único que da sentido a su vida. Y le cortan la mano de la espada. Jaime, entonces, cae en una profunda depresión en la que lo único que quiere es morir. Es Brienne la que le anima y le da fuerzas, dándole dos razones para continuar adelante: la familia y la venganza.
En Harrenhal, donde le lleva la Compañía Audaz -es irónico que ahí empezase su periplo como caballero de la Guardia Real y allí volviese con la mano colgada del cuello-, tiene una escena en las bañeras con Brienne de Tarth, en la que confiesa lo que pasó realmente el día de la muerte de Aerys rompiéndote el corazoncito en varios pedacitos microscopicos. Y la cabrea. Y ella se levanta de la bañera en plan impulso. Y el tiene una erección. Je, je, je.


Sí, les shippeo mazo, ¿vale? En fin, que además descubrimos que Jaime nunca ha estado con otra mujer que no fuese Cersei. La puta zorra con suerte... Y en realidad, si obviamos lo asquerosa que es esa imbécil y que son hermanos, es bonito que le haya sido siempre fiel.
Durante la cena con Roose Bolton llegan a un acuerdo tácito: él le dice a su padre que Bolton no es responsable de su mano y éste le lleva sano y salvo a Desembarco del Rey. Pero Brienne se tiene que quedar como rehén, lo que es mal.

Fijaos en como le sujeta la mano. Eso es amor.

Pero no acaba ahí la cosa, sino que, cuando están en camino, Jaime vuelve atrás a por ella por un sueño que ha tenido. Un sueño muy interesante, a decir verdad. Un sueño que habla del nuevo Jaime, de sus miedos, de su pasado, de los fantasmas que no han dejado de torturarle desde el momento en el que atravesó a Aerys con esa espada y, además, de su relación con Brienne. Os dejo un enlace a un artículo que lo explica divinamente.
Bueno, pues que va a buscarla y se lanza a una especie de foso en el que la han encerrado para que luche con un oso. Que cabrones, ¿verdad? Y encima la espada era de torneo. ¡Unos hijos de puta! Jaime se lanza, entonces, porque sabe que no pueden permitirse que muera y se cargarán al oso. Si Jaime es muy listo, en realidad.


En el libro vuelven a Desembarco del Rey después de la boda y, Jaime, arresta a Brienne en una torre para salvarla de la ira de Loras, que en el libro no consigue superar la muerte de su amado Renly y no se va de putos por ahí como hace en la serie. En todo caso, a pesar de que ni ella se da cuenta en un primer momento, lo hace tan sólo para protegerla. Lo que es bonito.
En la serie vuelven antes de la boda y Jaime le pide que espere, que después de la boda verán lo que pueden hacer para cumplir su juramento a Lady Catelyn, cosa que está jodida porque ella está muerta y Sansa ahora es una Lannister y Arya está en manos del Perro. Pero oye.

En todo caso, os preguntaréis a que viene esta entrada hablando de las bondades de Jaime Lannister, así que permitidme que os responda. Todos habréis visto ya el segundo capítulo de esta cuarta temporada en la que todos disfrutamos de la muerte de Joffrey, pero yo me fijé en otra cosa: la conversación entre Cersei y Brienne.
Algunos diréis: la serie no es lo mismo que los libros así que no cuenta. Yo os diré: ¡JA! Porque ese capítulo en concreto lo escribió Martin, por lo cual es CANON. Así que, no son alucinaciones mías, Brienne está colada por Jaime.


Por favor, dejadme exponer porque Jaime debería liarse con Brienne en vez de con su hermana. Porfa. Me ha hecho mucha ilu ver que mi shipp se cumplía. Porfa. Sé que los dos morirán porque esto es CHF y mis shipps siempre acaban mal, pero quiero disfrutar el tiempo que me quede.

1. Brienne no es su hermana, así que a lo mejor los niños no le salen guapos, pero no serán sociópatas malvados como Joffrey.
2. Es un remake preciosos de La Bella y la Bestia.
3. Lo que Brienne sentía por Renly no era auténtico. No le quería a él, quería a su figura idealizada porque había sido amable con ella.
4. Cersei dijo "El amor es un veneno. Un veneno dulce, sí, pero un veneno que mata". Yo digo que el veneno es ella.
5. Al contrario que en la mayoría de mis shipps, su relación es sana y no se trata de un amor autodestructivo. Brienne saca lo mejor de Jaime y Jaime protege y cuida a Brienne.
6. Jaime necesita a una mujer que no se parezca en lo más mínimo a Cersei. No se me ocurre alguien más distinto que Brienne, tanto físicamente como moralmente.
7. Brienne dijo que sólo se casaría con un hombre que pudiese vencerla en una pelea. Jaime estuvo apunto de conseguirlo aunque se había pasado un año encerrado y desnutrido.
8. Jaime le regaló una espada de acero valiryo. ¿Sabéis lo exclusivas que son? No es como regalar un oso de peluche, precisamente.
9. Brienne está dispuesta a tomar la misión de Jaime y no parece ser tanto por su juramento a Catelyn como porque se lo ha pedido él. Está orgullosa de que haya honrado su juramento. #SeSabe
10. Jaime es el único hombre capaz de quererla por lo que es a pesar del físico y sin que le importe lo que pudiese conseguir de Tarth, mientras que Brienne es la única que va a ver más allá del muñón y de Matarreyes.

Y, ¿sabéis qué?



Bibliografía:



Notas:

En el primer párrafo os hablé de Los siete reinos y el Podcast de Hielo y Fuego, aprovecho para recomendaros ambos encarecidamente: son sucursales del paraíso para los frikis de esta saga.



PD: La octava temporada de Supernatural no me ha convencido del todo, sobretodo teniendo en cuenta el final en el que Cass, de nuevo, vuelve a cagarla a lo grande. Por otra parte, la novena empieza con un desnudo semi-integral de Misha Collins y la trama mola bastante, por lo cual la apoyo incondicionalemente.
PD2: Zelena es una hija de perra por putear de tal forma a Hook.
PD3: Me he puesto al día con B&B y esa serie es GRANDE y no conoce el relleno.

5 comentarios:

  1. Me paso lo mismo, habia pasado los libros odiando a Cersei y Jaime, mas a Cersei porque esa perra es de las que ya no hay, me revolvia el estomago de asco y furia.
    Y de la nada, despues de algunos capitulos desde su perspectiva, Tyrion ya no era el unico Lannister que valia la pena.
    Fue super tierno, aunque algo enfermo, que Jaime siempre le haya sido fiel a Cersei, y ella que se acuesta con meido reino.
    Brienne y Jaime son grandes, y son aun mas grandes juntos, solo espero que no mueran, en verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Cersei hay que odiarla. O, al menos, yo no soy capaz de no hacerlo. También me revuelve el estómago esa... Mala persona.

      Tyrion es mi novio de CHF, porque es muy grande e ingenioso, pero Jaime... Jaime es tan mono, y tan guapo, y tan romántico, y tan noble en el fondo... Lo amo mucho. Se merece algo mejor que Cersei, porque hasta Roose Bolton se merece algo mejor que Cersei. Ramsay no, pero él no cuenta.

      OJALÁ. Ojalá no mueran. Pero... Me gustan mucho. Y eso suele significar que morirán. Lo siento.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Por cierto, mini spoiler del 5x02. LLORO Y MUERO http://allareginamaria.tumblr.com/post/116300058508/got-spoilers

      Eliminar
    2. Y que lo digas, tía: así se haga.

      Yo ya no sigo la serie porque no quiero que me meta spoilers de lo que verdaderamente me interesa, que son los libros, pero lo único que me duele de haberla dejado es perderme a Nikolaj siendo un gran Jaime y estando tan guapo. Aysh. Vamos, que si tienes más gifs de Jaime en plan babeable, los agradecería, ;)

      Eliminar